Gemma C.

Hola me llamo Gemma y quiero compartir con vosotras/os mi historia.

Espero que os motive tanto como lo hicieron en su día, todos los testimonios que leí de otras chicas que se trataron con la Dra. Lu.

Tengo 41 años y hace 5 años que buscaba ser madre.
Empecé ilusionada el veranos de 2011 y no me quedé embarazada hasta pasado un año y medio de intentarlo. A las 8 semanas de gestación en una de las revisiones nos dijeron que no había latido, siempre recordaré ese momento como uno de los más tristes de mi vida. Me practicaron un legrado y a partir de entonces empezaron a hacernos pruebas a mi marido y a mí. Él tenía teratozoospermia, cosa que arreglamos con dieta y vitaminas. A mí me dijeron que mi recuento de óvulos era bajo, antimulleriana de 0,91. Durante un tiempo hice dieta+acupuntura+reiki. Como no me quedaba embarazada, acudimos a una Clínica de Fertilidad, donde nos recomendaron hacernos una ICSI. En agosto 2014 decidimos aceptar la propuesta de la Clínica de fertilidad, me introdujeron 2 embriones de muy buena calidad y salí de allí embarazada, ilusionada y con mucho miedo. Todo iba muy bien hasta la semana 10, que tuve otro aborto espontáneo. El mundo se me cayó encima, sólo tenía ganas de llorar y de compadecerme de mi misma... hasta que unos días más tarde me levanté y empecé a buscar una solución, un nuevo camino que me llevase a mi sueño de ser madre. Fue cuando di con la Dra. Lu tras horas de búsqueda en internet. Ella ha sido mi luz en tanta oscuridad, por fin alguien que me diera una explicación a mis abortos y la posibilidad de hacer un tratamiento que podría ayudarme a tener un hijo.


Recuerdo que en la primera visita me dijo que tendría que hacer deberes todos los días, pero no cerró la puerta a mi esperanza, así que confié en ella e hice todo lo que ella me aconsejó, TODO. No podría quedarme embarazada durante el tratamiento, pues podría volver a perderlo, lo primero era prepárame a mí física y mentalmente, debía bajar mi nivel de estrés, cambiar de hábitos, eliminar alimentos, ...  En junio de 2015 empecé acupuntura, moxa, yoga y durante los siguientes mese fui mejorando. En el mes de octubre la doctora me dijo que me veía bien y que en el siguiente ciclo podía empezar a intentar quedarme embarazada.


¡Ese mismo mes me quedé!
¡A la primera!
¡De forma natural!
¡Cómo podía ser!
Fue increíble
¡Qué felicidad!


Cuando llegué a la consulta y la Dra. Lu me vio, sin decirle nada me dijo "Tienes buenas noticias que darme?" Y no pude hacer otra cosa que abrazarla y darle las gracias. Ella se alegró y me felicitó. Seguí visitándome durante el primer trimestre para asegurarnos que esta vez todo saldría bien. Y así fue. Hoy soy mama de un niño de 5 meses y medio, Álex y cuando le miro aún me emociono. No puedo dejar de besarle y decirle lo contenta que estoy de que esté con nosotros, pero sin dejar de pensar que no sería así de no ser por la Dra. Lu.


Así que a todas aquellas que vais a poneros en sus manos, os digo  "Ánimo, que aunque es difícil, al final hay recompensa a ese esfuerzo". La doctora sabe bien lo que hace, es súper buena profesional y mejor persona. Ella os cuidará y lo más importante, os hará que os cuidéis, os valoréis, que dejéis de darle vueltas a las cosas y respiréis. Mi consejo "confiad y sed obedientes".


Y a ti Dra.Lu decirte que si no fuera por ti, yo hoy estaría triste y desolada, sin poder vivir la experiencia de ser madre y en cambio soy una mama feliz. 

Eres increíble. 

Nunca te estaremos lo suficientemente agradecidos.


Gracias, gracias y mil gracias, Dra. Lu