Neus

Es para mí una gran satisfacción personal poder compartir contigo este momento de inmensa felicidad por tu maternidad.

Como tú y yo sabemos el camino en la búsqueda de tu segundo hijo ha estado lleno de sinsabores y obstáculos.

Estoy convencida de que gracias a la determinación y confianza con que te sometiste al tratamiento de acupuntura has sido capaz de superar este impedimento físico que te diagnosticaron los médicos.

Casos como el tuyo, con un pronóstico tan desfavorable, me estimulan a avanzar en el estudio de la acupuntura aplicada al campo de la infertilidad y me recompensan de otros casos fallidos que, por desgracia, también los hay.

Quiero aprovechar, ya que es la primera vez que introduzco un comentario en respuesta a un testimonio, para agradecer la confianza de todos mis pacientes y saludar a todos los lectores y visitantes de mi blog y Facebook.


Me llamo Neus, tengo 34 años.

Mi historia empieza con mis primeras reglas, siempre he tenido muchos dolores que me han impedido hacer vida normal. Con 19 años me diagnosticaron endometriosis severa de grado IV. Con 24 años el dolor era insoportable, tenía dolores antes de la regla, durante la regla y en la ovulación. Me detectaron que tenía un endometrioma de 8 cm en un ovario y dos de 4cm en el otro ovario.

Me sometí a un tratamiento hormonal muy severo para reducir el tamaño de los endometriomas para una posterior operación. El tamaño se redujo pero los dolores no. Mi ginecóloga nos explicó que con un embarazo podría ser que mi endometriosis se redujera. Con 28 años, mi marido y yo decidimos tener hijos y estuvimos un año intentándolo de forma natural. Después de un año me recomendaron que me operara para eliminar todo el tejido y quistes endometriales que tenía en ovarios, útero, trompas e intestinos, y también me harían la prueba de contraste para ver la permeabilidad de las trompas.

La operación fue bien pero mis trompas estaban obstruidas y por lo tanto no había manera que me quedara embarazada de forma natural. Así que empezamos con las fecundaciones in vitro. Después de dos intentos fallidos me quedé embarazada de mi primer hijo.

El embarazo fue bien pero a la semana 28 rompí aguas y tuvieron que hacer una cesárea de urgencias para salvar al niño. Mi hijo batalló por su vida durante 3 meses en la UCI, y ahora es un niño sano y feliz de cuatro años.

Durante dos años estuve genial, sin dolores de regla, parecía que la endometriosis había desaparecido! Pero poco a poco empecé con los dolores otra vez, cada vez más intensos. Tenía dolores cada vez que iba de vientre, y durante todo el ciclo del mes. Así que nos volvimos a someter a las fecundaciones in vitro para tener otro hijo, pero los dos ciclos que hicimos no funcionaron. Al inyectarme tantas hormonas durante los tratamientos mi enfermedad empeoró. La ginecóloga me propuso operarme de nuevo o someterme a una menopausia prematura. La idea me horrorizó, estaba desesperada del dolor así que empecé a investigar métodos alternativos.

Así fue como encontré a la doctora Lu. Fue mi salvación. Le conté mi caso y me explicó en qué consistía su tratamiento, pero que mi caso no era fácil. Al principio fue una prueba de fe, ya que desconocía los beneficios de la acupuntura. Estuve casi 6 meses de tratamiento con una sesión semanal.

Las dos primeras sesiones no noté nada, pero a partir de la tercera los cambios fueron increíbles. Empecé a notar cambios durante la ovulación, ya no sentía aquel dolor tan punzante, a continuación desapareció el dolor intenso durante la regla y por último desapareció el dolor cuando iba de vientre. Mi calidad de vida mejoró en un cien por cien. No fue un proceso rápido pero si progresivo y eficaz.

Fue increíble, no podía creérmelo. Me encontraba genial después de tantos años y tener la regla no influía en mi día a día. Mi vida dio un giro, todo el mundo me decía que veían distinta, más alegre, con más energía, y yo les decía, es que ya no tengo dolor!


Con esta mejora de vida, decidimos tener otro hijo y probar con la fecundación in vitro de nuevo. Pero esta vez quisimos que fuera todo más natural sin tener que inyectarme tantas hormonas artificiales a mi cuerpo, y probamos la fiv en ciclo natural, que no sería tan agresivo con mi cuerpo. Después de dos intentos fallidos decidimos darnos un descanso y volver a hacer sesiones de acupuntura para preparar mi cuerpo antes de empezar de nuevo con las fiv.

Después de un mes de sesiones con la doctora Lu, no me venía la regla, creía que se me habían desajustado los ciclos. Después de dos meses descubrimos que estaba embarazada!

Fue una noticia increíble, no dábamos crédito! Después de 8 años de tratamientos me había quedado embarazada de forma natural! Preguntamos a la ginecóloga y nos dijo que físicamente era imposible por mi obstrucción de trompas pero que había pasado sin saber el porqué.

Yo estoy convencida que ha sido gracias al tratamiento de la doctora Lu, que con sus sesiones de acupuntura ha equilibrado mi cuerpo y ha mejorado mi sistema reproductivo de forma increíble!

Durante todo el embarazo seguí con la acupuntura y no tuve ningún problema, siendo mi embarazo del todo normal, todo y ser de riesgo por los antecedentes de parto prematuro de mi primer hijo.

El parto finalmente fue muy bien y ahora tengo una maravillosa hija de 2 meses y medio.

Estamos muy felices y queremos agradecer a doctora Lu todo lo que ha hecho por nosotros, por mejorar mi calidad de vida y darnos la opción de volver a ser padres de nuevo.

Muchas gracias!