Ursula

Decir que la acupuntura con la Dra Lu funciona… a mi me ha ayudado mucho.

 

Hace 3 años mi marido y yo decidimos que ya iba siendo hora de ampliar familia... y me quedé embarazada con 34 años a la primera! Pero tuve un aborto espontáneo que me detectaron en la revisión de los 3 meses y me practicaron un legrado, lo cual nos afectó bastante, porque una vez ya asumes que llevas dentro a un ser pequeñito, y que ya no eres tú sola, sino que como mínimo tienes que cuidarte por otra futura personita... las cosas cambian... aquél día perdí una parte de mí... entré al quirófano siendo dos personas y salí yo sola.

 

A raíz de ahí, todo se complicó, pues me detectaron un quiste dermoide de 9’5cm en uno de los ovarios, que nunca en mis revisiones anuales anteriores habían detectado... así que me sometí a una intervención, donde gracias a las manos de la doctora que me operó, consiguieron quitarme sólo el quiste mediante laparoscopia, aunque me comentaron que durante la intervención, y debido a las dimensiones, el resto del equipo estuvo valorando practicarme una cesárea y fue la cirujana la que se negó.

 

Así que después de pasar todo esto en pocos meses, decidí dejar de «visitar ginecólogos»  durante un tiempecillo, de manera que lo de quedarme embarazada pasó a segundo término.

 

Cada vez me sentía más inquieta y nerviosa, y el trabajo no ayudaba. Hacía poco que había cambiado de equipo... novedades, presiones, obligaciones y otros factores que no vale la pena detallar, habían conseguido, sumando la falta de empatía en muchos ámbitos, sumirme en un nivel de estrés que ni yo misma podría llegar a cuantificar... lo único que escuchaba era la pregunta de ...¿Pero qué es lo que te pone nerviosa?... es complicado de explicar... pero una persona puede ser nerviosa, como en mi caso, pero no tener nervios... así que esa pregunta en muchas ocasiones quedaba sin responder, para no tener que dar más explicaciones de las necesarias.

 

En más de una ocasión un compañero de trabajo me había hablado de la acupuntura de la Dra. Lu, y aunque mi marido me animaba a que la probase, yo siempre había sido muy reácea porque las agujas siempre me habían dado un poco de «cosilla»...

 

Al cabo de un tiempo, mi marido y yo, decidimos retomar el tema que habíamos dejado aparcado, e intentar tener un bebé... pero no funcionaba. Pasaban los meses y no conseguíamos quedarnos embarazados.

 

Ya he dicho anteriormente que soy una persona bastante nerviosa, y como me gusta tener las cosas claras, empezamos a visitar especialistas en el tema. Y... la primera en la frente... en una de mis analíticas me salió la antimuleriana de 0,67 ng/mL, tan baja que la única solución que me recomendaban era someterme a un tratamiento de fecundación in vitro, aunque mi reserva ovárica era normal según la ecografía que me habían hecho... Me explicaron en diferentes centros que podía ser debido a la intervención, pues al quitar el quiste, se llevan también parte del tejido bueno.

Desde entonces mis periodos eran muy irregulares, lo cual tampoco ayudaba, y también me detectaron la vitamina D muy baja, que según me explicaron, podía provocar que no se implantara el embrión...

Decidimos recopilar toda la información posible al respecto y establecernos una fecha límite, de manera que si no conseguíamos quedarnos embarazados por métodos naturales, lo probaríamos de este otro forma.

 

El estrés a nivel laboral, y sumándole el hecho de no conseguir nuestro objetivo personal, me provocó un estrés con síntomas físicos muy evidentes... al cabo de unos meses, empecé a ver estrellitas en la pantalla del ordenador, me temblaban los párpados y el límite fue cuando empezaron a temblarme las dos manos.

Fue entonces cuando fui a visitar a la doctora de medicina familiar, y me quiso mandar un tratamiento que no era recomendable si quería quedarme embarazada, así que fui pasando los meses como buenamente pude.

 

Un buen día aquél compañero de trabajo, que sólo conocía mi estado de nervios, me volvió a insistir en la acupuntura de la Dra. Lu, y como pensé que daño no me podía hacer... finalmente llamé y conseguí cita con ella.

 

Antes de la primera visita miré su página web, y vi que trataba temas infertilidad, así que el primer día, 21 de marzo de 2015, fui a la consulta expectante de ver qué me encontraría.

Entonces le comenté que principalmente iba por tema de nervios, pero le expliqué también mi caso y le llevé todas las pruebas que hasta entonces nos habían hecho, tanto a mi como a mi marido. Aquél día, sin querelo, me desahogué con ella... y hay que decir que a pesar de sentir algo de vergüenza, me fue increíblemente bien.

 

Estuve haciendo sesiones con ella, concretamente creo que recordar que fueron unas 5, y ya en la primera empecé a notar cambios, como por ejemplo que mis manos y mis pies dejaron de estar fríos, ya no temblaba tanto como antes...

 

Y finalmente en junio... sin esperarlo y casi sin poder creerlo, me hice la prueba y me dió positivo... estaba embarazada!

No puedo decir que fuese un embarazo fácil de llevar, pero seguro que hay mucho peores, con lo cual no voy a quejarme.

 

Eso sí, sobretodo en los últimos meses tuve que volver a recurrir a la Dra. Lu, porque entre la ciática y las morenas, ya no sabía cómo ponerme... y volvió a suceder... unas sesiones con la Dra. Lu... y mejoré muchísimo, mientras que todas las pomadas y calmantes que me habían indicado no me sirvieron de nada.

 

 

El resumen es que recomiendo a cualquier persona que pueda sentirse, aunque sea sólo un poquito, identificada conmigo... que lo pruebe, que la Dra. Lu vale la pena y que sobretodo no hay que tener miedo a las agujas, porque no se notan... de verdad.

 

Gracias Lu. Perdona que te tutee... ahora tenemos al peque con nosotros y es la alegría de la casa... sin ti, no sé si hubiera sido posible.

 

Un beso

Ursula