Marta

Hola,


Me llamo Marta y mi historia es muy parecida a la de muchas pacientes de la Dra. Lu. Hace unos diez años empezamos a intentar tener hijos con mi marido y al cabo de dos años, al ver que no venían, me empecé a mirar. Me diagnosticaron una endometriosis, que como sabréis algunas, uno de los problemas que da es esterilidad desconocida. Me operaron dos veces de quistes en los ovarios, y como seguía sin conseguir embarazo, empezamos con los tratamientos de fertilidad (después de probarlo todo).


Hicimos 4 inseminaciones sin éxito y luego, a la primera FIV (tuvimos suerte), me quedé embarazada de mi hija, que ahora tiene seis años. Como nos había costado tanto, y queríamos que tuviera un hermanito, no pusimos medios desde el principio. Al cabo de 2 años intentando y como nos fue tan bien con la primera, decidimos hacernos otra FIV pensando que nos quedaríamos enseguida.


En este tiempo y después de mucho sufrimiento y 5 FIVs más, seguíamos sin conseguir embarazo. De hecho, en la última FIV que me hice hace un año y medio en la Seg. Social, me dijeron que no lo intentara más, que mi reserva ovárica era la de una mujer de 50 años y que me estaba destrozando. La verdad es que para la pareja es muy duro y solo el que lo ha pasado sabe lo mal que se llega a pasar. Solo piensas en eso, se convierte en una obsesión.


Bueno pues, cuando ya no teníamos ninguna esperanza, me hablaron de una doctora que hacía acupuntura en Barcelona y era especialista en fertilidad. Decidí que no perdía nada por probar, y fui. Empecé a mejorar mucho del tema de la endometriosis. Sólo por eso ya me valía la pena ir, porque ya casi no tenía dolor (antes no pasaba sin el Enatyum cada 5 horas) y reglas mucho menos abundantes.


También algo muy importante a destacar es que antes de empezar con la Dra. Lu, la FSH era de 15 y cuando llevaba 3 meses de tratamiento con ella, bajó a 5.


Hice la última FIV en la pública, y no me funcionó. Tengo que destacar que la Dra. Lu me avisó de que mi cuerpo aún no estaba preparado y que me esperara, que llevaba poco tiempo, pero si no me la hacía, perdía el turno. Me dijeron que sólo me quedaría con una Ovodon, porque mi cuerpo no producía óvulos y de mala calidad.


Al cabo de un año de tratamiento con la doctora y ya sin ninguna esperanza, de repente un día no me venía la regla. Pensaba que empezaba con la menopausia porque como me habían dicho aquello… al cabo de cinco días, compré un test sin ningún tipo de ilusión ni esperanza (me había hecho muchos en estos años y siempre daban negativo) y dio POSITIVO. No nos lo podíamos creer!!! Los primeros meses pasamos una etapa de “no puede ser”.


Ahora somos padres de un niño de 15 días precioso y somos muy felices!!!!!!!


Muchas gracias a la Dra. Lu por ayudarnos a conseguir nuestro sueño y no perdáis nunca la esperanza porque se puede conseguir.