Gisela 21/05/2019

Hola, me llamo Gisela


Nuestra batalla empezó hace 7 años, cuando tenía 39. No sé por qué, llámalo intuición yo sabía que si algún día quería tener hijos sería  por invitro.
Conocí a mi pareja tarde, con lo cual no pudo ser antes.
Tengo endometriosis severa. A causa de ello, me ligaron las trompas, ya que estaban obstruidas, es decir, no me podía quedar embarazada de forma natural.
Nuestras primeras 2 Fivs fracasaron, fueron con mis propios óvulos, pero al tercer intento y después de hacer un tratamiento con células madre, no conseguimos ningún óvulo, así que decidimos ir a ovodonacion.
Con ovodonacion, hicimos 4 intentos y después de otra operación, en la cual me extirparon las trompas, ya que tenía muchísimas adherencias, conseguimos quedarnos embarazados en uno de ellos, pero lo perdimos a las 9 semanas.
Fue entonces cuando empecé a indagar sobre el útero frío. Yo tenía los síntomas que describían, extremidades frías, reglas muy dolorosas, etc, y es así como encontré el centro de la Dra. Lu.
Empezamos el tratamiento con la Dra. Coll en febrero, tengo que decir que me tomé muy en serio todos los ejercicios y lo que tenía que hacer, aparte de la acupuntura. Era duro levantarse antes cada mañana para hacerlos, pero la recompensa ha sido genial.

Con el tratamiento de la doctora me desaparecido el dolor de la regla y las manos y los pies dejaron de estar fríos y los tenía más calientes.

 Nos hicimos la invitro en junio. El 31 de julio nos anunciaban que estábamos embarazados.
A mediados de agosto, empecé a tener perdidas, nos dijeron que tenía un coagulo, y que tenía que hacer reposo, ya que el feto corría riesgo.
Llamé a la Dra. Lu para comentarle lo que nos estaba pasando, y  ella me recomendó que fuera para hacer otro tipo de sesiones para que el coagulo se reabsorbiera. Y así fue, nuestra hija ya ha cumplido un año y estamos muy agradecidos a todos los que forman parte del equipo del centro de la Dra. Lu.