Joana 09/04/2019

Este testimonio demuestra que los tratamientos de reproducción también son cosa de dos.

 

 

Hola mi nombre es Joana, 

 Quería agradecer a la Dra. Lu y a la Dra. Masoliver su profesionalidad y trabajo ya que gracias a ellas acabamos de ser padres, yo con 40 años y mi pareja con 39.

 

Cuando acudimos a la Dra. Lu llevábamos unos 4 años buscando ser padres. En nuestro caso el problema venía porque en principio yo tenía baja reserva ovárica y mi pareja oligoteratozoospermia.

 

Nos derivaron directamente a FIV. En los 4 tratamientos que ya llevábamos conseguíamos entre 4 y 6 embriones, 1 o 2 de buena calidad pero no implantaban. Me hicieron muchas pruebas en la clínica de fertilidad y el diagnóstico pasó a ser fallo de implantación.

 

Cuando acudí a la Dra. Lu ella me diagnóstico síndrome del útero frío y inicié con ella el tratamiento. Realizamos 2 FIVs más y teníamos problemas de calidad de embriones y entonces mi pareja empezó a tratarse con la Dra. Masoliver para ver si se podía mejorar la calidad del esperma.

Este tratamiento junto con un cambio en la alimentación nos llevó a una mejora en la calidad y cantidad asombrosa.

En la FIV posterior al tratamiento de mi pareja fue cuando conseguimos el embarazo. Era nuestra 7ª FIV con óvulos y esperma propios y en IVI ya nos habían recomendado ir a DOBLE DONACIÓN.

 

Así pues solo podemos dar las gracias a la Dra. Lu  y todo su equipo por hacer nuestro sueño realidad.