Samantha G.

 Hola Mi nombre es Samantha y este es mi testimonio:


"Hace tres años, mi marido y yo decidimos tener un hijo. Por aquel entonces yo tenía 36 años y lo que al principio nos parecía que debía ser fácil, se acabó complicando. Tras un año y medio buscándolo infructuosamente decidimos ponernos en manos de ginecólogos. Nos realizamos todas las pruebas habituales para este tipo de casos. Los resultados no revelaron nada aparentemente grave, en mi caso todo estaba dentro de la normalidad, y en el caso de mi marido había algunos espermatozoides lentos, en cualquier caso nada que pareciera insalvable.


Me recomendaron realizar tres ciclos de Omifin para aumentar la probabilidad de embarazo, estos ciclos no tuvieron éxito y decidimos ir a una clínica de fertilidad. Con todo esto ya habían pasado dos años. Nos volvieron a hacer todas las pruebas a mi pareja y a mí, obteniendo los mismos resultados. En Junio de 2016 (yo ya tenía 38 años) decidimos hacer FIV, dada las probabilidades de éxito de ésta técnica. Me sacaron 15 óvulos de buen tamaño, de los cuales fecundaron 8, pero solo sobrevivieron 3. Me pusieron estos tres, pero no tiraron adelante. Dos meses más tarde. Me modificaron la medicación y las dosis, así que esta vez me sacaron 21 óvulos, de los cuales fecundaron 13, pero sobrevivieron 4. Me pusieron 2, pero otra vez, no llegaron a buen término. Nos quedaban 2 congelados.

Durante todo este tiempo, como seguramente estaréis haciendo las mujeres que me estáis leyendo, busqué remedios de forma paralela. Diferentes técnicas naturales, cambios en la dieta, hiervas, etc.… y vi las opiniones y testimonios de la Dra. Lu. Muchos de los síntomas que describían, yo los tenia (manos y pies fríos, y también en ocasiones dedos blancos (mal de Raynaud)). Hacía ya meses que había pedido hora y ya me tocaba, así que hice una visita a la doctora Lu antes de volver a intentar el tercer tratamiento de FIV. La doctora me dijo una frase que me hizo pensar “necesitamos preparar tu cuerpo para  mejorar la calidad de los ovulos si no, el resultado será el mismo”. Después de meditarlo decidí seguir los consejos de la doctora Lu y someterme a un tratamiento con acupuntura. Cada semana hacia una sesión y junto a los ejercicios y la receta de jengibre diaria de la Dra. Lu, fui notando mejoras en la temperatura de mi cuerpo y después de 10 sesiones tuve mi primera regla sin dolor ni dolor de cabeza. Con sus consejos, también empecé a cuidar el tema del frío y la humedad en mi cuerpo (con precauciones y unas plantillas calefactables que me compré y me fueron muy bien para tener siempre los pies calentitos).

Así que decidí seguir con la Dra. Lu hasta que ella me dijera que ya estaba preparada. A la vez (la doctora nunca me dijo que dejara la medicina occidental), decidimos cambiar de clínica y empezar de cero (a pesar de que teníamos (y tenemos), dos embriones congelados). En esta clínica, le hicieron la prueba de fragmentación a mi pareja y salió bastante mal. Le dijeron que durante tres meses (cada día, a la misma hora y sin interrupciones), se tomara antioxidantes. Así lo hicimos, él con sus antioxidantes y yo con la Dra. Lu.

Pasados 6 o 7 meses, la Dra. Lu, me dijo que yo había mejorado mucho y que era probable que me quedara embarazada de forma natural, pensé que eso era totalmente imposible y decidimos que cuando mi pareja hubiera acabado con los 3 meses de antioxidantes empezaríamos una nueva FIV. Pero pasados estos tres meses y yo siguiendo con la Dra. Lu, me quedé embarazada (en total estuve con la Dra Lu 8 meses).
Ahora tengo 39 y soy madre de un bebé precioso.

Le doy las gracias a la Dra Lu, por su tratamiento, su atención y sus consejos. También a Susana (ayudante de la Dra) que su trato y atención son inmejorables y juntas hacen un gran equipo.

Se ha cumplido nuestro sueño, algo que en muchas ocasiones pensé que no se iba a cumplir.

A mi me ayudaron los testimonios que leí en esta web, espero que el mio también os pueda ayudar a vosotras."