Asunción

Me llamo Asunción y escribo estas líneas para dar un mensaje de esperanza a todas aquellas personas que tengan problemas de huesos e inflamaciones en las articulaciones, en general trastornos reumáticos, que producen bastantes dolores.


Antes de explicar mi caso, quiero agradecer a la Dra. Lu, el haberme devuelto a la vida ordinaria, sin dolores, con buen humor –que no tenía- y una alegría contagiosa que quiero extender y compartir, animando a visitar a la Dra. Lu, a todas las aquellas personas que me lean, y estén en una situación parecida a la mía.

¡¡ Gracias, mil gracias, Dra. Lu !!


Tengo 67 años y a los 50 años me diagnosticaron una artrosis, y como tratamiento o mejor calmantes para mis dolores, me recetaron antiinflamatorios y paracetamol.

Las visitas al médico de cabecera y al reumatólogo fueron cada vez más asiduas, ya que sólo consistían en incrementar las dosis de calmantes, sin alcanzar los resultados esperados.

Según fue pasando el tiempo el dolor fue presentando nuevas manifestaciones de la enfermedad que limitaban mi día a día :


* Empecé a perder sensibilidad en las manos.
* Tenía dificultades para sostener los objetos.
* Problemas para caminar -tuve que recurrir al apoyo de un bastón-.
* Se me inflamaron todas las articulaciones –rodillas, tobillos, codos, muñecas e incluso los hombros-.
* Ante esta situación constante de dolor, me cambió el ánimo. Siempre estaba de mal humor e irascible, con lo que se resintió la convivencia familiar.


No consiguiendo alivio con la medicación, el camino a seguir era continuar incrementando las dosis de calmantes.

Un tanto desesperada por la situación, una amiga me habló de la Dra. Lu, especialista en acupuntura, indicándome que había mucha gente muy contenta, con resultados muy positivos, en variados campos de la medicina. Acudí a su consulta, y en la 2ª visita empecé a notar un cierto alivio. A medida que se sucedían las visitas el resultado iba creciendo en bienestar.


Tras 3 semanas seguidas, me pospuso la visita a dos semanas, dada la evidente mejoría. Dos visitas más, y seguía mejorando. Por tanto, la siguiente visita me la dio para dentro de un mes. Estoy en la segunda visita mensual, y los resultados son increíbles. Tomaba 9 pastillas diarias de calmantes que incluían antiinflamatorios, y desde que me trata la Dra. Lu, he ido rebajando la dosis al encontrarme cada día mejor.


Actualmente, sólo tomo 2 pastillas por la mañana, y creo que pronto las acabaré eliminando. Ya camino sin bastón y prácticamente han desaparecido todas las limitaciones mencionadas anteriormente.