Almudena

 

 

Hace ahora un par de años tuve la gran suerte de leer por internet una noticia de un conocido diario q hablaba sobre unos óptimos resultados q había conseguido una tal Dra.Lu tratando con acupuntura a mujeres con problemas de infertilidad.

No dudé ni dos minutos en comenzar a buscar dónde residía, con el temor de que no fuera cerca de mi entorno...se me abrió el cielo cuando ví que por suerte para mi, era en BCN donde ella aplicaba su técnica.

Llamé al centro, donde entonces visitaba, y empecé a tratarme con ella a los dos meses aprox.

Desde q ví aquel artículo de prensa publicado en internet ya sentí que me podía ayudar, y así fue.

Me estuve tratando durante bastantes meses, mi cuerpo no acababa de reaccionar. Padezco de sindrome de ovario poliquístico.

Desde  mi primera  regla tuve problemas, venía cuando quería sin seguir un ciclo rítmico de 28 días (en ocasiones hasta cada 6 meses) y cuando venía lo hacía con mucho dolor y podía estar hasta un mes contínuo sangrando.

Pero ella tenía fé en mi y yo confiaba en ella, por eso estuve bajando desde Girona una vez por semana después de pegarme el madrugón para ir a trabajar,  e inmediatamente al acabar mi guardia salía volando del hospital para dejarme mimar por sus cuidados, era mi momento de relax semanal.

Durante el mes de agosto paré mi tratamiento con ella porque estuvimos fuera del pais, pero en septiembre decidí con mi pareja volver a retomarlo.

Al llamar al antiguo centro donde me había estado visitando hasta entonces,  la administrativa me informó de que la Dra. Lu acababa de inaugurar su propio centro.

Pues bien, otra vez la busqué... Y encontré una web en construcción con un  tfn. Contacte con ella y volví a iniciar tratamiento.

Mi cuerpo continuaba con un frío interno anormal, además yo vivo cerca de la playa y adoro nadar y hacer otros deportes acuáticos, con lo que eso tampoco me ayudaba. Entonces retomamos el tratamiento, y cumplí  a "raja tabla" las indicaciones de evitar tanto el agua fría del mar, como  comer alimentos fríos...así estuve meses, siendo paciente y teniendo fé en ella y su tratamiento.

Llegó un día en el  que ella identificó que mi cuerpo estaba preparado.

Y, ocurrió el milagro. Quedé embarazada, con mala suerte de sufrir un atraco con violencia en los primeros meses y sufrir una pérdida.  Ella también atendió el shock que me produjo la pérdida tan esperada.  Me acompañó durante el proceso, incluso me atendió, fuera de su  horario de visitas, en su  nuevo consultorio, los sábados por la mañana ...en fin, no puedo estar más que feliz y agradecida.