Desiré

Desde los 38 años intentaba quedarme embarazada. Una vez pasado el primer año fuimos a hacernos todas las pruebas, con el resultado que todo estaba bien, pero por la edad nos recomendaron hacer una fecundación in vitro. En la primera in vitro me sacaron 8 óvulos de los que resultaron dos embriones, pero ninguno se implantó.

Al cabo de varios meses volvimos a intentar en otro centro médico. En esta ocasión sólo sacaron 4 óvulos y se obtuvieron igualmente 2 embriones, pero otra vez sin suerte. La doctora que nos llevaba nos dijo que sólo me quedaba la ovodonación, ya que ya tenía 40 años y mis óvulos eran de mala calidad. Nosotros no lo teníamos claro, porque la realidad era que no teníamos ningún problema y conocíamos a parejas que habían tenido hijos con más de 40, así que volvimos a cambiar de centro. Seis meses más tarde, ya con 41, nos hicimos otra in vitro con el mismo resultado, 5 óvulos y dos embriones pero sin resultado. 

Buscando por internet encontré un artículo que hablaba de la Dra. Lu y su método, así como el éxito que había tenido con muchas parejas con diversos problemas. Cuando leí el artículo me sentí muy identificada, ya que hablaba del útero frío y de sus síntomas. Yo siempre tenía pies, manos y nariz fríos. Incluso en verano con calor, por la noche siempre llevaba una chaqueta porque tenía escalofríos. Así que decidí probar con su método y pedí consulta.

Fui a su consulta y efectivamente me comentó que tenía que mejorar mi frio interno, y que me prepararía para la última in vitro. Era mi última oportunidad, lo tenía claro, ya no quería pasar por más tratamientos hormonales. La Dra. Lu me dio un montón de deberes que cumplí uno por uno (andar con las rodillas, masticar jengibre, moxa, etc.). Estuve 7 meses con ella hasta que me dijo que estaba preparada para la siguiente in vitro. Obtuve los mejores resultados que nunca había tenido, incluso mejor que en la primera in vitro en la que tenía 39 años. Obtuve 10 óvulos de mucha calidad y 5 embriones. Los doctores estaban muy contentos por el resultado y eran muy optimistas por la calidad. Finalmente el resultado fue negativo, pero cual fue mi sorpresa cuando al mes siguiente me quedé embarazada de forma natural, con 42 años. Evidentemente tengo la seguridad que mi embarazo ha sido posible gracias a la preparación de mi cuerpo que ha llevado a cabo la Dra. Lu. Sin ella no creo que hubiese sido posible, le estaré eternamente agradecida. Además el trato y el optimismo que transmite te ayuda a llevar la preparación con mucho ánimo. Los primeros cuatro meses de embarazo continué con las sesiones porque tuve alguna pérdida las primeras semanas. La Dra. Lu me dio el alta a los cuatro meses de embarazo y hoy ya tenemos a nuestro bebé con nosotros.

Gracias Dra. Lu por ayudarnos a conseguir nuestro mejor regalo!.