Berta

Y por fin , a mis 40 años, nació Laia....Pero para llegar hasta el 13 de octubre de 2013, día de su nacimiento, el camino no fué nada fácil.
 
Tenemos un hijo de 9 años (Joan). Cuando quisimos tener otro hijo empezó nuestro calvario particular. ¿cuál era el problema? Me quedaba embarazada con facilidad pero a las 7-8 semanas de gestación todo el proceso se paraba (como si apretaran un botón). Así hasta tres veces. Nos hicimos pruebas genéticas y de fertilidad, pero llegamos a un callejón sin salida en nuestra medicina occidental que no nos aportaba ninguna luz a nuestro problema. Científicamente todo estaba bien, pero era evidente que algo fallaba. Tres abortos seguidos ya no eran normales. Pero claro, nuestra medicina ya no nos proporcionaba ni respuestas ni soluciones. Bueno sí, nos decían que podíamos seguir intentándolo como quien va a comprar al supermercado. Pero ¿y la carga emocional de las tres pérdidas? ¿y las transformaciones físicas y hormonales después de estar un año embarazada sin estarlo?. 
 
Y un día leí un artículo sobre el útero frío que me llevó hasta la doctora Lu. Me sentí identificada con todos los síntomas que especificaba. No tenía nada que perder por intentarlo, al contrario. Y por supuesto estaba el tema que la acupuntura no es ningún tratamiento agresivo ni invasivo. Así que ¿por qué no?. Y llamé. Las mejoras en los ciclos menstruales fueron evidentes y conseguí quedarme embarazada y que el embarazo siguiera adelante. ¿lo peor del tratamiento? No poder comer helados en verano, jeje. Pero era por una buena causa. Además, ahora ya no tengo las manos y los pies siempre fríos.
 
Así que sólo puedo decir: Mil gracias Lu!