Eulàlia


" Hacía tres años que intentaba quedarme embarazada sin éxito. Mi marido y yo nos hicimos todo tipo de pruebas y todas eran correctas, así que finalmente mi ginecólogo me aconsejó la fecundación in vitro porque me diagnosticaron " infertilidad inespecífica ", vamos, que no tenían ni idea de lo que nos pasaba. Mas o menos durante ese tiempo tuve unos dolores muy fuertes en la zona de caderas, pubis, que a veces me bajaba por las piernas, y que hacia los últimos tiempos me provocaba tener unos bultos en la zona externa de los tobillos. Durante los tres años me llenaron de antiinflamatorios pero en todas las pruebas que me hicieron tampoco vieron nada.

Un día por casualidad e investigando por Internet sobre infertilidad, encontré una entrevista a la Dra. Lu, que hablaba sobre el problema del " útero frío " y cómo solucionarlo mediante acupuntura y me puse en contacto con el centro para pedir cita porque pensé que no perdía nada con intentarlo antes de someterme a la FIV.

Comenté con la Dra. Lu mi caso y ella me dió muchas esperanzas, empecé yendo dos veces por semana, una para tratar la infertilidad y otra para tratar el dolor que tenía. Me quedé embarazada el segundo mes, no podía creerlo! Durante los tres primeros meses iba cada semana y luego lo espaciamos cada quince días, también seguía tratándome el dolor de caderas que cada vez fue remitiendo más y más hasta desaparecer por completo. No sé cómo hubiera afrontado el embarazo sin la acupuntura, me sentía muy tranquila, protegida y segura de que todo saldría bien...hoy tengo un bebé precioso, sano y fuerte de cinco semanas y ni rastro del dolor que me torturó durante tanto tiempo, además me han desaparecido los bultos de los tobillos y estoy perfecta.

La Dra. en todo momento estuvo muy pendiente de mí, es una gran profesional, incluso me llamó al hospital y mantenemos el contacto. Recomiendo la acupuntura no sólo para aquellas mujeres que tengan algún problema sino también para cualquier otra dolencia, la medicina occidental no es la única que tiene todas las respuestas, a veces no las conoce y podemos encontrarla en otro tipo de terapias que además no son invasivas ni suponen atiborrarte a pastillas y medicinas.

Una vez más, le doy las gracias a la Dra. Lu, porque me ha dado el regalo más preciado que te pueden dar en esta vida, y que es tener un hijo."