Fases del programa terapéutico

El tratamiento se divide en 3 fases, a lo largo de un mínimo de 3 meses, con una sesión mínima semanal y su duración final dependerá de cada paciente en particular, de acuerdo a la gravedad de su caso.

ACUPUNTURA PARA LA FERTILIDAD FEMENINA


1ª Fase: Preparación para el embarazo


Según el período o menstruación de la paciente el tratamiento se adecuará semanalmente.

Muchas mujeres sufren dolor antes o durante la menstruación (el dolor puede deberse a diversas causas tales como: endometriosis, miomas, ovario poliquístico, etc). La Medicina Convencional tiende, en estos casos, a prescribir analgésicos.

Desde la óptica del  MTCh cuando hay bloqueo hay dolor, cuando hay estancamiento de Qi (energía vital) y sangre hay dolor (principio fundamental de la  MTCh recogido en  el canon de la Medicina de Huangdi del siglo II a.C). Por este motivo, en este punto del tratamiento, damos gran importancia a 2 sesiones, la  previa a la regla y la posterior a la misma:

  • La primera sesión es una semana antes de la regla. Su finalidad es desbloquear la zona abdominal aprovechando la bajada de la menstruación, con el objetivo de eliminar el estancamiento de energía y sangre, aliviar el dolor y reducir el tamaño de los posibles quistes o miomas.
  • Después del tratamiento se apreciará una significativa mejora en la circulación del útero y los ovarios, potenciándose la calidad de los óvulos.
  • La segunda sesión después de la regla y antes de la ovulación está programada con el objeto de reforzar la tonificación del Bazo y Riñón.
  • Uno de los conceptos de la MTCh atribuye al bazo la condición de fuente de la producción de Qi y sangre, y a los riñones la de reserva de lo que la MTCh designa como la esencia fundamental del cuerpo, también llamada esencia ancestral o heredada, que proviniendo de los padres, constituye la sustancia fundamental para la formación del embrión.
  • Por este motivo esta sesión es clave para mejorar la calidad del óvulo.
  • En estas fechas antes de la ovulación, las pacientes notarán más flujo tipo clara de huevo (es decir, más espeso).

Esta  fase de la preparación —en la cual la paciente podría quedar embarazada de manera natural— será un apoyo importante, complementada o no con un tratamiento de inseminación artificial o FIV, para elevar la tasa de embarazo.

El tratamiento de acupuntura, combinado o no con la estimulación farmacológica  prescrita por su médico, elevará el número de folículos y la calidad  de los óvulos.

A menudo entre la punción y la transferencia embrionaria, la paciente experimenta efectos secundarios a causa de la medicación (dolor, hinchazón de vientre, en casos graves de hiperestimulación la paciente puede experimentar  dificultades en la marcha, nervios, cefaleas,...).

El tratamiento con acupuntura previo a la transferencia es de vital importancia para la eliminación de estos síntomas o molestias, acondicionando el útero, con la supresión del  bloqueo de la  energía y sangre y mejorando la nutrición  de los embriones.

Es altamente recomendable proseguir con las sesiones de acupuntura después de la transferencia embrionaria.

Muchas pacientes de FIV deben  esperar 2 semanas para conocer el resultado, durante esta espera la acupuntura es muy útil para mantener la mente en calma, regular las  hormonas del estrés y en  consecuencia  facilitar la implantación.


2ª Fase: Durante el embarazo y antes del parto


Para aquellas  pacientes con graves dificultades para quedar embarazadas o riesgo de abortos involuntarios es muy importante que durante los 3 primeros meses mantengan el tratamiento de acupuntura. El propósito de estas sesiones será mejorar la circulación de la sangre y evitar pérdidas de sangre o hemorragias.

En casos extremos, con elevado riesgo de aborto, los médicos convencionales al igual que la MTCh recomiendan reposo absoluto por lo que sería muy recomendable que acudiese a la consulta acompañada para evitar esfuerzos físicos innecesarios.

El control ecográfico le permitirá verificar la eficacia del tratamiento, mediante el seguimiento de la presencia y tamaño de los hematomas si los hubiese.

A partir de la 5ª ó 6ª semana suelen aparecen náuseas, acidez, lumbago, ciática, hinchazón de tobillos. La acupuntura es un excelente método para tratar estas dolencias.

Tras 32 semanas, si el feto se presentase en posición de nalgas, un tratamiento con moxa ayudará a darle la vuelta y encajar bien la cabeza, reduciendo el riesgo de cesárea.

Además la acupuntura le facilitaría, en caso necesario, la programación del parto, acortando posibles retrasos.

3ª Fase: Post-parto


Durante los meses de recuperación post-parto, el tratamiento de acupuntura será muy útil para recuperar el nivel de energía y sangre, y en casos de insuficiente segregación de leche, mastitis, etc.


ACUPUNTURA PARA FERTILIDAD MASCULINA


En cuanto a la pareja, no debemos olvidar que también es posible mejorar la calidad y cantidad de esperma que suele verse afectado, en muchos casos, por el estrés, los malos hábitos alimenticios, la contaminación ambiental, el tabaco, el alcohol, la vida sedentaria, horas de sueño insuficientes, la exposición a altas temperaturas, la radiación química, etc. 

El tratamiento es de una duración aproximada de 3 meses, con una frecuencia semanal.